C/2017 U1, ¿el primer cometa interestelar? | Astronomía

C/2017 U1, ¿el primer cometa interestelar? | Astronomía

Responde al aburrido nombre de C/2017 U1, pero bien podría ser el primer cometa interestelar de la historia. O quizás no. Se ha armado mucho revuelo al respecto, pero lo cierto es que no es nada fácil determinar si un cometa proviene de nuestro sistema solar o no. Y eso a pesar de que en principio parece sencillo: si un cometa tiene una órbita hiperbólica no cabe duda de que viene del espacio interestelar, mientras que si es elíptica o parabólica es un cometa de ‘los nuestros’. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que determinar la órbita de un cometa no es nada fácil, especialmente si es un cuerpo que puede proceder de la lejana nube de Oort.

asa
Órbita de C/2017 U1 (astro.vanbuitenen.nl)

Estos cometas tienen órbitas muy elípticas, o sea, con una excentricidad cercana o igual 1, de ahí que a veces se clasifiquen como cometas parabólicos (la excentricidad de una parábola es exactamente uno). La dificultad de calcular su órbita surge porque normalmente solo somos capaces de seguir su trayectoria cuando están muy cerca del Sol, o sea, durante una parte pequeñísima de su inmensa órbita. Por si fuera poco las observaciones más lejanas suelen tener un error considerable, así que el resultado final es que la incertidumbre en la determinación de la órbita suele ser importante.

Como su nombre indica, el cometa C/2017 U1 (PANSTARRS) fue descubierto el 18 de octubre por el telescopio PanSTARRS 1 (Panoramic Survey Telescope and Rapid Response System) de Hawái cuando estaba a treinta millones de kilómetros de distancia de la Tierra. Ahora sabemos que el 9 de septiembre había pasado por el perihelio a unos 38 millones de kilómetros y el 14 de octubre por el punto más cercano a la Tierra a 24 millones de kilómetros. Por ahora hay pocos datos disponibles de otros observatorios, pero la excentricidad calculada es de 1,18. Es decir, su órbita es hiperbólica, ergotiene demasiada energía para ser un cometa del sistema solar, incluso para un cometa de la nube de Oort. Solo un cometa interestelar puede tener una trayectoria de escape.

¿O no? Pues mejor no nos entusiasmemos demasiado. Los datos disponibles son muy pocos y ya en el pasado esta dificultada a la hora de calcular la órbita de un cometa nos ha dados resultados confusos. De hecho, C/2017 U1 no es el primero al que se le calcula una órbita hiperbólica o parabólica. La lista es muy larga. Hasta ahora el récord de excentricidad lo tenía el cometa C/1980 E1, al cual se le determinó en su momento un valor de 1,057. Pero su trayectoria hiperbólica fue producto de un encuentro que tuvo con Júpiter, cuya gravedad lo aceleró como si se tratase de una sonda espacial. Y es que esa es otra, hay que tener en cuenta cualquier perturbación gravitatoria para descartar que se trate de un cometa interestelar.

En cualquier caso la excentricidad de C/2017 U1 es la más elevada de las medidas hasta ahora. Veremos si se mantiene en el tiempo. Además, las observaciones apuntan a que podría proceder del ápex solar, justo desde donde es más probable que venga un cometa interestelar errante. En el caso de que C/2017 U1 sea realmente es un cometa interestelar ya no lo volveremos a ver nunca jamás. Una visita fugaz para un visitante único proveniente de otra estrella.

Brooks Bays / SOEST Publication Services / UH Institute for Astronomy
Trayectoria del objeto interestelar A/2017 U1 (Brooks Bays/SOEST Publication Services/UH Institute for Astronomy).

Actualización 28 de octubre:

Al no encontrarse ninguna actividad asociada a un cometa —esto es, una coma producto de la expulsión de volátiles— se ha decidido cambiar la denominación provisional del cometa C/2017 U1 a A/2017 U1 para indicar que en realidad es un asteroide (recordemos que, no obstante, no hay una diferencia clara entre ambos tipos de cuerpos). Curiosamente, C/2017 U1 se convierte así en el primer cometa que pasa a ser un asteroide, ya que lo normal hasta ahora era lo contrario.

Mientras se van acumulando las pruebas de que el cuerpo menor A/2017 U1, con un diámetro inferior a 400 metros, sí que podría venir de fuera del sistema solar. Las nuevas observaciones no han rebajado la excentricidad de su órbita: A/2017 U1 sigue una trayectoria de escape fuera de nuestro sistema solar y, tras su paso por el Sol, se dirige hacia la constelación de Pegaso a la sorprendente velocidad de 44 km/s (inicialmente el objeto vino procedente de la dirección de la constelación de Lira con una velocidad hiperbólica de 25,5 km/s). También se han realizado algunos espectros con poca resolución del objeto, pero al menos por ahora no se ha confirmado que sea un cilindro O’Neill alienígena tipo Rama.

Referencias:

  • http://www.minorplanetcenter.net/mpec/K17/K17UI1.html
  • https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_hyperbolic_comets
  • http://www.ifa.hawaii.edu/info/press-releases/interstellar/

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: