Los primeros últimos resultados científicos de Cassini | Astronomía

Los primeros últimos resultados científicos de Cassini | Astronomía

El 15 de septiembre de 2017 la sonda Cassini terminó su fructífera y longeva misión de dos décadas quemándose en la atmósfera de Saturno. Durante las veintidós últimas órbitas de la fase Gran Final la sonda sobrevoló los polos de Saturno y pasó por el espacio comprendido entre los anillos y el planeta, permitiendo una serie de observaciones inéditas en la historia. ¿Y qué ha descubierto la veterana sonda? Pues pese a que los investigadores todavía están analizando los datos, ya tenemos algunos resultados preliminares. Pero antes de nada permítanme que les presente esta alucinante imagen:

Imagen de los anillos y Saturno tomada por Cassini durante el sexto paso por el hueco (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).
Imagen de los anillos y Saturno tomada por Cassini durante el sexto paso por el hueco el 28 de mayo de 2017 (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).

Es bonita, sí, pero en principio no parece muy espectacular… hasta que entendemos qué estamos viendo. Por lo que se ve es nada más y nada menos que los anillos —a la derecha— y el planeta —a la izquierda— en una perspectiva imposible. Y es que este mosaico de imágenes fue obtenido desde el hueco comprendido entre los anillos y el planeta. Es decir, ¡estamos viendo los anillos desde ‘dentro’! Además, se aprecia la sombra de los anillos sobre el planeta y, si nos fijamos bien, la distorsión que provoca la atmósfera en los anillos al refractar la luz. Impresionante y hermoso a partes iguales.

(NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).
Saturno visto por Cassini el 13 de septiembre de 2017, dos días antes de su fin (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute/Kevin M. Gill).

Pero además de fotos bonitas, algo a lo que ya nos tenía acostumbrado Cassini, las órbitas del Gran Final tenían como objetivo principal estudiar la magnetosfera de Saturno, sus anillos y la composición atmosférica. Empezando por lo último, el espectrómetro de masas INMS (Ion and Neutral Mass Spectrometer) de la sonda pudo estudiar la atmósfera del gigante anillado directamente. El descubrimiento más curioso es la confirmación de que existe una lluvia continua compuestos desde los anillos a la atmósfera, como ya se sospechaba. En concreto, la presencia de elevadas concentraciones de metano y otras moléculas orgánicas en esta zona ha sido toda una sorpresa, al igual que la relativamente escasa cantidad de agua.

Los anillos vistos desde 'abajo' el 9 de septiembre de 2017 (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).
Los anillos vistos desde ‘abajo’ el 9 de septiembre de 2017 (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).
El paso de Cassini entre el planeta y los anillos del 20 de agosto de 2017 (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).
El paso de Cassini entre el planeta y los anillos del 20 de agosto de 2017 (NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute).

En cuanto a la magnetosfera, el equipo de la misión quería determinar la duración precisa del día de Saturno. Efectivamente, actualmente este periodo viene determinado por la rotación del campo magnético, pero nadie sabe si es una buena aproximación o no. El problema es que el eje del campo magnético es prácticamente paralelo al eje de rotación —una verdadera anomalía en el sistema solar—, de ahí la dificultad a la hora de separar el periodo de rotación de la magnetosfera del periodo de rotación medio del planeta propiamente dicho (obviamente, al ser un gigante gaseoso no hay una superficie sólida de referencia). Por ahora el equipo de Cassini no tiene una respuesta clara a este enigma, pero ha comunicado que los datos recabados por la sonda durante el Gran Final son cuatro veces más sensibles que los disponibles hasta ahora y que serán capaces de medir la inclinación del eje magnético siempre y cuando sea superior a 0,016º con respecto al eje de rotación.

Aurora boreal en Saturno vista por el instrumento UVIS en el ultravioleta (NASA/JPL/Univ. Colorado/Univ. Liege-LPAP).
Aurora boreal en Saturno vista por el instrumento UVIS en el ultravioleta (NASA/JPL/Univ. Colorado/Univ. Liege-LPAP).

No obstante, los datos más esperados tenían que ver con los anillos. No conocemos la masa de los mismos con la suficiente precisión para calcular su edad —cuanto más masivos, más antiguos deben ser—, pero las últimas órbitas de Cassini han permitido afinar los modelos que explican su comportamiento. Hasta ahora sabíamos que el anillo B, el más brillante, estaba contenido por la gravedad de Mimas. El anillo A, más exterior, se suponía que estaba bajo el dominio gravitatorio de Jano, pero el último modelo sugiere que son nada más y nada menos que siete lunas las responsables de mantener los anillos en su lugar. De no ser por ellas los anillos se dispersarían y desaparecerían con el tiempo. Las culpables son Pan, Atlas, Prometeo, Pandora y Epimeteo, además de Mimas. En cuanto al misterio de la edad de los anillos, los investigadores siguen trabajando en ello (los rumores apuntan a que la masa medida por Cassini es más pequeña de la esperada, así que los anillos serían más jóvenes).

El análisis de los últimos datos recabados por Cassini no ha hecho más que comenzar. No cabe duda de que nos esperan muchas sorpresas por delante.

Los últimos momentos de Cassini (Kevin M. Gill).
Los últimos momentos de Cassini (Kevin M. Gill).

LINK DE LA FUENTE ORIGINAL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: